Sigue a babiboom en facebook Sigue a babiboom en Twitter Sigue a babiboom en Tuenti Sigue el canal de babiboomtv en Youtube Sigue a babiboom a travs de nuestro canal Feed RSS

Bola musicalLlamador de ángeles: gastos de envío gratis

Cuenta la leyenda que unos duendecillos buenos tuvieron que huir de un bosque donde les acechaban peligros. Estos duendes conocieron unos ángeles que, para protegerlos, les regalaron un colgante con una bola que tenía dentro unas pequeñas campanillas que lo hacían sonar.

Buscar en babiboom


Búsqueda Avanzada
Artículos relacionados
Conéctate
Enlaces patrocinados
Enlaces Patrocinados:
¿Quieres poner un enlace en babiboom? ¡Ponte en contacto con nosotros!
Inicio Crianza "No hay ninguna excusa para los padres vagos"

"No hay ninguna excusa para los padres vagos"

Valoración de los usuarios: / 0
PobreEl mejor 
Noticias: Crianza

Francisco Kovacs, médico, propone un método educativo:

"Educan los padres"

En la universidad lo llamaban cerebrito Kovacs. Fue formado por su padre en técnicas especiales de educación temprana. Terminó sus estudios de medicina a los 19 años y se doctoró summa cum laude a los 22. Esa experiencia le ha llevado a desarrollar un método educativo que aúna la intuición paterna con sus investigaciones médicas que explica en Aprendiendo a ser padres. El método Kovacs (Martínez Roca). "Hay un error conceptual: el colegio forma, pero los que educan son los padres. Y el niño se convertirá en un adulto más o menos libre en función de la eficacia con la que asuma sus responsabilidades. Casi cualquier cosa que hace un humano necesita entrenamiento y formación".

En un entorno global competitivo, o aseguramos la educación de las próximas generaciones o hablaremos todos chino rápidamente.

¿Y qué significa educar?

De acuerdo con el conocimiento científico tres cosas: el niño debe estar rodeado de un entorno que fomente al máximo todas las capacidades que su código genético permite. No se trata de hacer nada artificial sino permitir que esa potencialidad fructifique.

No idiotizarlo, vaya.

En segundo lugar hay que rodearlo de afecto. Y en tercer lugar hay que darle modelos de conducta que pueda imitar y que le transmitan los valores que socialmente queremos, véase el rigor, la disciplina, la meritocracia, la justicia, etcétera.

Entendido.

El conocimiento científico demuestra que, al nacer, la mayor parte de nuestras neuronas no están conectadas entre sí. Se conectan o no en función de los estímulos del entorno, y cuanto mayor es el sujeto más difícil. Con lo cual, quien debería fijar el calendario educativo es el desarrollo biológico del niño.

Es usted un poco determinista.

Hay tres estereotipos. El primero es el del salvaje feliz, lo de que hay que dejar al niño que brote espontáneamente como las lechugas. Una educación no intervencionista no es educación, es agricultura. Y condena al niño a ser un fracasado toda su vida. No hay ninguna excusa para los padres vagos.

Radical.

Una vez que el niño ya tiene cierta edad (entre los 10 y 14 años), y empieza a tener una vida cada vez más autónoma en la que la influencia de los padres es cada vez menor, se encuentra con situaciones que son contradictorias a aquellas en que lo han educado.

Póngame un ejemplo.

Si al niño lo han educado bien en su casa, tendrá un concepto claro de la justicia: yo puedo predecir qué voy a hacer y qué me va a pasar, en función de lo que haga, mis padres me van a premiar o castigar. Pero cuando sales al mundo te das cuenta que hay cosas que funcionaban en tu casa que en el ámbito macro no funcionan igual.

¿Entonces?

También es necesario dotar en cuanto es posible al niño de un criterio propio, sólido y fundamentado para que pueda resistir el contacto con la realidad sin considerarse idiota ni abjurar de sus principios.

¿Y cómo se hace eso?

A través de tres claves: Formación, información y ejemplo. No basta con decirle al niño desde pequeño que la honradez es un valor positivo, debes predicar con el ejemplo. Si tú admiras a un ladrón porque preside un gran banco te estas contradiciendo.

Las contradicciones son inevitables.

Hay que darle información para que comprenda que no tiene que cuestionar sus principios sino sobrevivir en un entorno donde no siempre se aplican. Intentar aislar al niño en una burbuja es un suicidio, porque en cuanto el niño sale al mundo se lo comen.

Glups.

Hay que prepararle para que cuando tú ya no estés tan presente, sea capaz de autoeducarse constantemente. Es lo que deberíamos hacer todos los adultos.

Usted bombardea el sistema educativo.

Año tras año, cuando salen los resultados del informe Pisa, el director general de turno o la ministra, si las elecciones están cerca, hace dos declaraciones tópicas típicas y hasta el año próximo. Con este planteamiento el fracaso está garantizado.

¿Qué propone?

Volver a implantar valores y mecanismos educativos contrastadamente eficaces y dejarnos de experimentos pedagógicos. Por ejemplo deberíamos agrupar a los niños por nivel, no por edad biológica. Eso de que los niños crecen industrialmente y el que nació el 31 de diciembre le corresponde otro nivel del que nació al día siguiente es una aberración que sólo cabe en la cabeza de los que perpetraron la Logse.

¿Qué más?

Instalar mecanismos de premio y castigo (que no significa tortura y mimo) que es como funciona nuestro cerebro. Si tratas igual al que estudia que al que no lo hace, estas incentivando que todo el mundo suspenda.

Aboga por una educación tradicional.

Estamos en un entorno políticamente correcto y blandito que nos está llevando al hundimiento colectivo. Ahora por ejemplo la competitividad no está de moda. Pero vivimos en una sociedad globalizada, la competencia está y hay que aprender a manejarla. Aprender a competir es no abusar cuando ganas ni frustrarte cuando pierdes.

¿Qué pasó entre usted y su padre?

Me permitió hacer lo que yo quería siempre que estuviera a la altura: si quieres tocar el piano, te comprometes a hacerlo lo mejor que puedas. Si pretendes ser libre tienes que demostrar que eres digno de esa libertad y que la ejerces bien. No ganas derechos por el hecho de crecer biológicamente.

Interesante matiz.

Si el niño aprende a abjurar del esfuerzo no sólo lo conviertes en un vago, sino que mediatizas todas sus decisiones de futuro, siempre va a hacer lo que le sea más fácil.

Además de educadores, ¿podemos ser amigos de nuestros hijos?

Los padres pueden decidir ser amigos de sus hijos, pero tienen que ser conscientes de que los dejan huérfanos.

 

La Vanguardia

03/09/2011

babiboom

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Carrito de la compra
babiboom
El carrito está vacío

Quién está conectado
Tenemos 6 invitados conectado
Ergobaby en Negro
119,90€
Atar el zapato
7,20€
Mantita de Muselina Letras
49,22€
Leche Corporal de Citrus
12,80€
Gorrito Bebé en color negro
7,95€
Castillo
42,00€
Bola china (UNO)
19,90€
Set de platos de bambú en verde
19,90€
Mini set de viaje
5,45€
Crema facial hidratante de Caléndula
7,00€
Cojín de lactancia grande
48,90€
Disfraz de pirata
18,90€
Manduca en rojo
119,00€
Fular portabebé azul y blanco
83,00€
Pañales biodegradable
24,00€
Ergobaby Sport Negra
109,90€
Funda Cojín lactancia en verde
18,00€
Manduca en turquesa
119,00€
Canción de cumpleaños personalizada
33,74€
Marsupi Granate Talla XL
66,55€
Caja PlayMais Mediana
6,20€
Mantita Muselina Circulos Rosa
49,22€
Aceite para estrias
20,80€
Ovejita sonajero de bambú
18,90€
Fular portabebé rosa y blanco
83,00€

 


formaspago.png